Convulsiones al son de la danza

“El Arts Council (la agencia de promoción de las artes del Reino Unido) ha pagado alrededor de 15.500 euros a una bailarina epiléptica para que suspenda provisionalmente su medicación y sufra un ataque en directo, sobre el mismo escenario. Pese a que los responsables venden el espectáculo como un estudio “de los interfaces físicos entre la danza, el movimiento y la epilepsia”, la apuesta ha sido duramente criticada por diversas organizaciones que ayudan a las personas que sufren esta enfermedad.

Así lo revela el diario The Times , que remarca que la actuación de Rita Marcalo durará veinticuatro horas en estado de privación de sueño. La protagonista tendrá que ayunar, no dormirá, elevará artificialmente la temperatura corporal y tomará estimulantes de la actividad cerebral, incluidos el alcohol y el tabaco. La actuación ha generado un agrio debate en Inglaterra, donde las ONG’s advierten al Arts Council del peligro que conlleva suspender la medicación y denuncian la reproducción de una obra grotesca. El departamento artístico, por su parte, defiende que se trata de una “artista importante cuya labor merece ser vista”.

En el espectáculo se utilizarán luces estroboscópicas. En un determinado momento, Marcalo puede sufrir un ataque epiléptico y acto seguido sonará una alarma, la iluminación ganará en intensidad, dejará de oirse la música y una serie de cámaras registrarán el ataque. Marcalo, directora artística de la compañía de danza Dissidence, es epiléptica desde que cumplió diecisiete años y asegura que con su actuación en el teatro de Bradford pretende explorar su “otra identidad” como minusválida.” (EL PAIS)

Go to TOP