Diez años de una editorial brasileña vinculada a Salamanca

Por Alfredo Pérez Alencart

Pocas cosas me hacen tan feliz como el éxito de los demás. Y es que entre mis múltiples defectos no se encuentra, por ningún oscuro rincón, el de la envidia: me alegro en grado sumo por los logros y conquistas de los otros, especialmente cuando soy testigo directo de la constancia y los muchos esfuerzos desplegados para lograr hacer realidad aquello que se piensa o se sueña.

Dos escritores que hace una década soñaban despiertos con ser editores se llaman David de Medeiros Leite y Clauder Arcanjo, brasileños que viven en el Estado de Río Grande do Norte, en cuyas ciudades de Mossoró y Natal despliegan sus actividades profesionales (Leite es jurista y profesor universitario; Arcanjo es ingeniero y trabaja en la Empresa de Petróleos de Brasil, Petrobras). Crearon un sello para difundir la obra de escritores nordestinos, especialmente, pero su crecimiento ha sido mejor de lo soñado: a día de hoy llevan publicados ciento dieciséis libros (novelas, poemarios, ensayos, crónicas…) con una muy cuidada presentación: todos ellos tienen su propia impronta (diseño, maquetación, gramaje del papel, cubiertas en rústica de tapa dura…).

Ellos crearon Sarau das Letras Editora y ellos han logrado no sólo sobrevivir a un proyecto de esta envergadura, sino que su crecimiento resulta imparable, máxime en estos tiempos tan virtuales y, aparentemente poco propicios para los libros en papel: están haciendo realidad la Fe que pocos mantenemos: lo clásico es posmoderno y el libro en su formato tradicional nunca dejará de ser un tesoro irrepetible, por muchas Redes y demás ingenios sigan floreciendo a diario.

Me alegro porque los conozco y los aprecio, pero también porque me alegro del triunfo de todos. A David Leite lo conocí hace ya buenos años, cuando un día llegó a mi despacho en la Facultad de Derecho y nos pusimos a hablar de poesía en particular, pero también de literatura brasileña, hispanoamericana y española. El realizaba sus estudios de doctorado en Derecho Administrativo, pero era poeta y cronista desde mucho antes. Y era poeta y será siendo poeta: por entonces, en 2008, ganó, por su libro “Incierto caminar” el Premio en Poesía Portuguesa convocado por la Universidad de Salamanca y la Escuela Oficial de Idiomas. Y, desde esta capital del Tormes, enviaba cada mes crónicas de sus andanzas por la ciudad y por otras partes de España, crónicas que años después aparecieron en forma de libro con una portada que lleva forma del pintor Miguel Elías (El puente romano y la ciudad vista desde el Arrabal).

Luego nuestra amistad se afianzó más, si cabe, cuando por vez primera Clauder Arcanjo vino a Salamanca para presentar uno de los libros de Leite, en el Centro de Estudios Brasileños. El pasado año, Clauder (poeta y narrador eximio), volvió pero ya como participante del XVII Encuentro de Poetas Iberoamericanos. Aquí presentamos, Antonio Colinas y este escriviviente, su libro de aforismos “Píldoras para el silencio”. Fue en su Casa en el extranjero; es decir, en el propio Centro de Estudios Brasileños de la Usal. Dicho libro de excelente prosa y mejor pensamiento, tuve el privilegio de traducir al castellano, como también hice con otros dos libros bilingües publicados por Sarau: “Viento de la tarde”, de la destacable poeta Rizolete Fernandes, y “Códice mestizo”, del maestro Paulo de Tarso Correia de Melo, uno de los nombres incuestionables de la poesía que se escribe en el nordeste de Brasil, esa región cuyo horizonte se extiende hacia África.

¿Qué más decir de estos ciento dieciséis libros publicados? Primero que he leído la inmensa mayoría de ellos. Segundo, que he comentado varios de ellos, empezando por la novela “Perdón” de mi querido amigo Chico de Neco Carteiro (alias “Francisco Rodrigues da Costa”) o el poemario de Leonam Cunha: uno con más de ochenta años; este con pocos más de veinte. Tercero, que he traducido versos de otros poetas de esa región. Cuarto, que sigo esta trayectoria con especial gozo, pues sé que Arcanjo y Leite se han entregado a una causa que no genera altos dividendos pecuniarios pero sí una inmensa satisfacción por el deber cumplido a favor de la cultura, especialmente la referida a esa hermosa región de Brasil. Quinto, que desde Trilce, en Salamanca, seguiremos la alianza estratégica para nuevas ediciones bilingües conjuntas.

Mi abrazo y enhorabuena a esa Sarao que, para gozar con la literatura, crearon David de Medeiros Leite y a Clauder Arcanjo: ¡Que sigan soñando despiertos!

Comentários

Há 8 comentários para esta postagem

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

11 − dez =

ao topo